jue. Ago 11th, 2022

Un tribunal federal dejó sin efecto la autorización ambiental para las obras del Tren Maya que van desde Palenque, Chiapas, hasta Izamal, Yucatán, debido a un amparo promovido por habitantes de la región.
En una sentencia inapelable, el tribunal determinó frenar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) concedida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a Fonatur, con el que se permitía modificar el uso de suelo forestal de 800 hectáreas de selva en 25 municipios de Chiapas, Campeche, Tabasco y Yucatán.
Sin la MIA, tanto Fonatur como las constructoras del tramo 1, 2 y 3 están obligadas a cancelar cualquier trabajo que implique deforestación o puesta en riesgo de especies animales y vegetales autóctonas.
Por su parte, Fonatur reconoció que ignora el número exacto de árboles talados desde el inicio de las obras del Tren Maya, según una solicitud de información promovida por un medio nacional.
Mientras, en Quintana Roo, ciudadanos y ambientalistas tramitaron las primeras quejas ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por la deforestación de cerca de dos hectáreas de vegetación, en Playa del Carmen.
Se trata de una queja colectiva, con 23 firmas, y 35 querellas individuales contra el desmonte con maquinaria pesada en predios de la selva de Solidaridad, ubicados paralelamente a la carretera Cancún-Tulum.
Apenas el domingo, el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador afirmó que todo el trazo del tren, que recorrerá más de mil 500 kilómetros, solo afecta 100 hectáreas de selva, y que se están reforestando 200 mil hectáreas, una superficie mayor a la de toda la Ciudad de México.
A poco de ser electo Presidente, esto en agosto de 2018, López Obrador le declaró a Carmen Aristegui que en la construcción de la obra no se derribaría un solo árbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.