jue. Ago 11th, 2022

La pérdida de masa grasa a menudo está en la mente de muchas personas, que en el camino se topan con múltiples desafíos.
No es una tarea fácil seguir una dieta en ambientes modernos, donde las dietas ricas en grasas son muy abundantes, y uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan aquellos que quieren someterse a un programa de reducción de peso.

Sin embargo, existen hábitos que se realizan durante un día normal, los cuales pasan desapercibidos, pero que ayudan a deshacerse de esos kilogramos de más (hablando de masa grasa, obviamente). Vaya, para bajar de peso, no solo se requiere de acondicionamiento físico y llevar una dieta saludable, sino también de ciertas actividades que estimulan la lipólisis o evitan la lipogénesis, de las cuales tres son las más importantes:

1).- No consumir bebidas alcohólicas:

Las bebidas alcohólicas no aportan nada de grasas a la dieta, pero su aporte calórico puede conllevar a un exceso en el organismo, mismo que se traduce en aumento de grasa corporal.

Estudios han demostrado que el alcohol estimula la producción de cortisol, lo que a su vez estimula la lipogénesis (síntesis de grasas de reserva en el cuerpo a expensas de metabolitos no lipídicos). Además, el alcohol genera un estado de deshidratación muscular a las pocas horas de ingresar al cuerpo humano, lo cual aumenta el catabolismo de las fibras musculares, que se traduce en una pérdida de masa magra.

2).- Comer frutas y verduras entre las comidas:

Por lo general, las personas piensan que al disminuir la ingesta de alimentos al día, les ayudará a disminuir esos “kilos de más”, sin embargo, se ha demostrado científicamente que los periodos largos de ayuno estimulan la síntesis de grasas de reserva en el cuerpo humano. Por ello, lo recomendable es comer tres veces al día (desayuno, comida y cena) de manera sana, y entre cada una agregar una pequeña cantidad de alimentos ligeros. Esta colación de preferencia debe estar hecha a base de frutas y verduras, debido a su alto aporte de fibra y a carbohidratos de origen natural de fácil digestión.

3).- Dormir bien:

Está claro que dormir bien es indispensable para mantener la integridad del cuerpo humano, y por mucho tiempo se han estudiado los efectos adversos que se manifiestan debido a la falta de sueño.
Diversos estudios han demostrado que al no dormir bien, el cuerpo pide más alimentos ricos en carbohidratos, y un exceso en el consumo de carbohidratos se traduce en aumento de grasa corporal.

Además, la falta de sueño trae como consecuencia una pérdida de masa magra (al aumentar el catabolismo muscular), lo cual hace más notoria la grasa que se va acumulando con el tiempo en el cuerpo, principalmente en la región abdominal.

Existen muchas variables que afectan la manera en que nuestro cuerpo gana o pierde masa grasa, y los tres hábitos mencionados con anterioridad son clave para evitar su acumulación. De cualquier forma, recuerda siempre mantenerte en movimiento y llevar un estilo de vida saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.