Una detención ilegal de la Armada mexicana obliga al juez a liberar a un capo del narcotráfico

Un juez mexicano ha ordenado la liberación de José Alfredo Cardenas, alias El Contador, este miércoles. Según la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA por sus siglas en inglés, El Contador es uno de los capos principales del Cartel del Golfo, dominante en el noreste del país. Marinos de la Armada lo habían detenido el lunes.

Según informó la Secretaría de Marina el mismo lunes, efectivos de la corporación supieron que El Contador y su grupo estaban en “un domicilio” sin determinar de Matamoros, en el Estado de Tamaulipas.  “Personal naval se dirigió al área y al arribar a inmediaciones del domicilio, el grupo de personas armadas, al percatarse de la presencia de elementos navales, emprendieron la huida en diferentes direcciones”. Luego, según su versión, detuvieron al capo y más tarde lo presentaron ante la fiscalía.

Hoy sin embargo ha trascendido que los hechos de que informó la Marina son falsos, la detención no se produjo como dijo la secretaría y el juez no ha tenido más remedio que ordenar la liberación de Cárdenas. El diarioReformainforma no obstante de que podría seguir en presión, por otros procesos que la fiscalía estaría armando en su contra.

Fuentes judiciales consultadas por EL PAÍS explican: “El Ministerio Público -que presenta la acusación- le dice al juez que [Cárdenas] venía circulando a alta velocidad y que la Marina lo para. Dice que los marinos le dieron alto y entonces se dieron cuenta de que en el asiento del copiloto venían armas largas. Y que al registrar el vehículo, se dieron cuenta de que traía más armas y droga. Entonces, la defensa de esta persona contesta presentando tres videos de tres cámaras donde se observa que llega la marina al domicilio [de Cárdenas] y desactivan una de las cámaras. Y luego se ve cómo entran al domicilio y lo sacan. Y otros agentes se llevan el carro”.

Visto lo anterior, el juez ha tenido que declarar la detención de ilegal.

De acuerdo a la DEA, Cárdenas es el líder del Cartel del Golfo junto a José Antonio Romo López, alias Don Chucho. Hasta el lunes, Cárdenas era el jefe de plaza del cartel en Matamoros, una de las ciudades más grandes de la frontera, una de las más importantes para la organización. De hecho, los marinos lo detuvieron allí.

En vez de dos líderes, hasta hace unos meses eran tres. En abril del año pasado, marinos abatieron a José Manuel Loaiza, alias El Comandante Toro, en Reynosa. Según la agencia, el cartel trafica cocaína y mariguana principalmente a Estados Unidos. Aunque en los últimos años ha diversificado el negocio, con heroína y metanfetamina.

Como es común tras la caída o detención de un capo, la aprehensión de Cárdenas provocó enfrentamientos en Matamoros entre grupos delictivos, pero también entre las bandas y fuerzas policiales y castrenses. No en vano, El Contador es sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, líder histórico de la organización. Falta por ver qué ocurre ahora a su vuelta, si es que vuelve.

No es el único narcotraficante de alto perfil que se le escapa a la justicia en los últimos tiempos. En agosto del año pasado, un juez liberó igualmente a uno de los principales operadores financieros del Cartel Jalisco Nueva Generación, Sergio Kurt. En enero, otro juez puso puso en la calle a Erick Valencia, alias El 85, uno de los fundadores del cartel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: