Todo listo para la celebración de la Alborada

La familia Canul Itzá será la anfitriona este año de los preparativos que marcarán la apertura de la tradicional fiesta en honor al Santo Cristo de la Transfiguración, a celebrarse del 28 de abril al 5 de mayo.
“Luego de casi un año de organización y preparativos, ya estamos listos, las puertas de la casa están abiertas para recibir con alegría a los visitantes de todas partes; vengan, vivan y disfruten de la gran festividad que año con año reúnen a cientos de personas”, compartió Ricardo Alberto Canul Itzá.
Sin duda, el inicio del máximo festejo religioso popular de la comunidad es motivo de desbordante júbilo y alegría para sus habitantes e incluso visitantes que han sido parte de ella y que año con año acuden puntuales a la tan esperada celebración.
La tradicional fiesta representa un auténtico festejo anual de fe y cultura por excelencia, cuyos preparativos conllevan a una serie de peculiares actos muy característicos del municipio que enriquecen la festividad.
Cada año desde fechas inmemoriales, una familia de la comunidad adquiere con anticipación el compromiso y responsabilidad de ejecutar los preparativos que marcarán el inicio de la fiesta del pueblo.
Este año será la familia Canul Itzá, quien hace algunos años retornó de los Estados Unidos, donde vivió por siete años en busca del sueño americano.
“Hace tres años que mi esposo regresó al pueblo y estando en los EE.UU. siempre decía que quería recibir el gremio de la alborada y por lo tanto poner su nombre en la lista; era algo complicado porque estábamos lejos”, compartió Ligia Beatriz Itzá Góngora.
Afianzando ese amor por las tradiciones de su terruño y sobre todo por la fe al Señor de Chumayel, al retornar primeramente se enlistaron y ahora se congratulan en dar cumplimiento a ese sueño y gran responsabilidad de ser anfitriones de los preparativos.
La espera culminará este viernes 20 de abril con el tradicional “Dzan Cebolla”, donde al tronar de los voladores la gente se reunirá por la mañana en el predio de la familia para el corte y remojo de la cebolla que será utilizada el día 23.
El acto se efectúa como antesala a la alborada que marca el inicio de la fiesta. “Para ese día se cortarán cerca de 22 kilos de cebolla que serán utilizados en la preparación del alimento de los 265 socios del gremio de alborada. La mañana del 20 de abril se acostumbra dar de comer el frijol con puerco”, indicó Ligia.
El plato fuerte llegará el día 23 con la alborada. Por la mañana se celebrará la solemne bajada de la efigie del Santo Cristo de la Transfiguración en medio de música y voladores.
Ese día a las 5:30 de la tarde se efectuará la salida del gremio católico de Alborada. “Por la mañana se sacrificarán dos cochinos que hemos criado desde hace varios meses, así como otros pavos de patio y de granja”, aseveraron los anfitriones.
La entrada del gremio marcará la apertura del tan esperado baile de la cabeza de cochino, que representa todo un escaparate de alegría y diversión para chicos y grandes por varias horas.
“Por el momento hay confirmadas 32 cabezas de cochino que representan las promesas de familias, pero el mero día habrán más. Tan solo el año pasado hubo más de 80 cabezas de cochino”, manifestó Ligia Itzá.
Este año, la primicia se tomará en el predio de Flora Canché Briceño, -responsable de los preparativos del 2018- para arrancar con la recolecta de cabezas de cochino que serán presentadas en la iglesia de forma simbólica en medio de música.
Conforme se vayan recolectando, las promesas serán llevadas al hogar de la familia anfitriona para la preparación de los tacos que se ofrecerán como alimento al centenar de visitantes por ese día.
Para el día 24, a las 8:00 de la mañana se celebrará la entrada del gremio católico de Alborada, se brindará un refrigerio a los asistentes y por último se efectuará la liquidación en un acto que marcó el inicio de las festividades en honor al Cristo Negro.
“Es mucho trabajo de organización, preparación y sobre todo compromiso, pero podemos decir con alegría que después de casi un año, estamos listos. Invitamos a la población a sumarse e involucrarse en los preparativos para que conozca más y esta tradición perdure por más años”, dijeron.
“Ya estamos listos, vamos a tratar de hacer las cosas lo mejor posible, de corazón y con mucha fe. A los visitantes que vengan y disfruten de esta fiesta de algarabía, fe y cordialidad”, culminó Ricardo.
Cabe destacar que la familia se ha dado a la tarea de limpiar y brindarles una manita de gato a su hogar, a fin de ofrecer una buena imagen y recibir con grandes ánimos a los visitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: