¿Tengo qué esperar a que me maten para defenderme?

En Mérida, pese al aumento a la seguridad en las inmediaciones del mercado de San Benito y a la instalación de una caseta de la Policía Municipal en su interior, los robos y asaltos en la zona continúan. Antier, pasado el mediodía, otro locatario fue despojado de sus pertenencias mediante el uso de la violencia.

Hernán Guillermo Loza Mena, vendedor de perfumes y aromatizantes del bloque 43 del segundo nivel del mercado, lleva 10 años laborando en el bazar. En entrevista, explicó que es la primera vez que sufre un ilícito de este tipo.

El martes a las 13:00 horas, luego de abrir sus cortinas para preparar su venta del día, escuchó un ruido inusual. “Al voltear, ya estaba un hombre frente a mí amenazándome con un cuchillo. Me quitó mi celular y cartera”, relató. Sobre sus características, el locatario recuerda que tenía un escorpión tatuado en el cuello.

Luego de incorporarse, Loza Mena procedió a perseguir al delincuente, quien bajó las escaleras. Una vez en la planta baja, se percató que éste abordó una combi de la comisaría de Kanasín, por lo que dio aviso a un motociclista de la Policía Municipal; y en cuestión de minutos fue aprehendido.

Al acudir el quejoso a interponer la denuncia correspondiente en el Ministerio Público, le advirtieron que ahí se quedaría su teléfono y dinero, pues para recuperarlos que acreditar su propiedad.

“No te vamos a engañar, ahí se va a quedar todo; y si quieres tu teléfono tendrás que comprobar su propiedad”, le advirtieron los uniformados. “Yo lo que necesito es mi dinero y mis cosas, si no, ¿con qué voy a comer?”, respondió.

A pesar de que el delincuente se encontraba en calidad de detenido y que el afectado tenía la intención de demandarlo “para que se quede allá y no siga jodiendo gente”, luego de 36 horas sería puesto en libertad, pues Loza Mena no presentaba lesiones.

“¿Tengo que esperar a que me maten para defenderme?”, cuestionó.

El nombre del asaltante es Marco Antonio Iuit Chí, y se le ha visto anteriormente en las inmediaciones del mercado entablando amistad con los locatarios, pero la realidad es que “nada más está viendo a quién robar”, advirtió el mercader.

Loza Mena, al igual que muchos locatarios, atribuyen el alza a los índices de delincuencia a la venta de droga.

“Aquí en el mercado la venden en todos lados, es por eso que esos locos hacen lo que sea a plena luz del día; si fuera de noche te lo creo, pero que te asalten a la una de la tarde es inconcebible”, puntualizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: