Sangriento zafarrancho

Dos personas adultas resultaron severamente heridas con arma blanca, en una acalorada riña registrada la noche del domingo en el Rancho San Diego.
El hecho ocurrió durante la celebración de la pelea de gallos en conocido lugar, donde al calor de las copas, Jhony Suárez Chim y Manuel Góngora Chim “Matanga”, revivieron viejas rencillas.
Lo que inició como discusión y reclamos entre ambos sujetos, dio paso a los golpes que culminó con heridas punzantes con arma blanca que propició que los involucrados fueran trasladados a un nosocomio, en la ciudad de Mérida.
Tras la fuerte disputa, Manuel Góngora resultó con una herida punzante debajo de la costilla izquierda. Todo parece indicar que la lesión no afectó órganos por lo que el hombre se encontraba consciente.
Por su parte, Jhony no corrió con la misma suerte, ya que tras recibir tremenda golpiza en el rostro, terminó inconsciente con posible fractura nasal, una herida de aproximadamente 20 centímetros y con gran profundidad.
Minutos después de la riña los afectados fueron llevados a la comandancia, pero por las lesiones que presentaban, se les trasladó a la Unidad de Atención Integral para la Salud, clínica particular del Dr. David López Cardeña.
De acuerdo a datos preliminares, Manuel Góngora llegó a bordo de un vehículo particular al lugar, sin embargo al encontrarse alterado por la excesiva ingesta de alcohol se le atendió en la unidad.
En lo que respecta a Jhony fue atendido en las instalaciones por la gravedad de sus lesiones, ya que presentaba dificultad para respirar por los golpes en el rostro y partes del cuerpo, e incluso se le puso oxígeno.
Ambos lesionados recibieron los primeros auxilios y fueron estabilizados de forma oportuna por el personal de la clínica. Minutos después, fueron trasladados a la ciudad de Mérida a bordo de unidades de la ambulancia.
Dada la magnitud de las lesiones de uno de los afectados no se descarta que en la riña se hayan involucrado más personas. Tras lo ocurrido, decenas de curiosos se aproximaron a las instalaciones de la clínica particular para informarse de lo ocurrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: