Lula desafía orden de entregarse

El plazo para que Lula se entregue “voluntariamente” a la justicia expiró este viernes sin que el exmandatario brasileño, condenado a más de 12 años de cárcel por corrupción, diera la más mínima señal de cuáles son sus intenciones.
Poco antes, un juez de tercera instancia rechazó el pedido de la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva para suspender la orden de prisión emitida el jueves por el juez Sergio Moro, quien le dio 24 horas para ir “voluntariamente” a Curitiba (sur), donde tiene una celda preparada.
El exmandatario de izquierda (2003-2010) de 72 años, favorito de cara a las elecciones de octubre, se halla en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campos, en la región de Sao Paulo.
El diputado Zé Geraldo, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), de Lula, dijo a la AFP que Lula pasará nuevamente la noche en el sindicato en el que inició su ascenso político.
“Ya está definido: Lula no va a Curitiba (sur). Vamos a pasar la noche aquí. Esa decisión ya fue tomada (…), después se negociará cómo sigue”, señaló desde el interior del edificio.
El obligar a que Lula salga del recinto en un viernes por la noche sería una pesadilla logística dados los miles de seguidores que se encuentran en el exterior y el enorme tráfico que se registra en Sao Paulo.
“No veo por qué él debería entregarse solo porque el juez Moro sufre una crisis de ansiedad”, declaró el senador Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores, a los periodistas en la sede del sindicato. “Yo creo que ellos deberían pasar por la vergüenza de venir aquí y llevárselo delante de todas estas personas… esas imágenes serían vistas alrededor del mundo y será algo histórico”.
La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, dijo hoy que el expresidente no incumplió ninguna orden judicial al dejar pasar el plazo que le dio la Justicia para entregarse y que prefirió permanecer en lugar público conocido por las autoridades.
“No hay por parte de Lula ningún incumplimiento de una orden judicial. A él le fue dada por el juez la opción de ir a Curitiba a entregarse y no ejerció ese opción”, afirmó la parlamentaria en entrevista que concedió a periodistas media hora después de concluido el plazo que tenía el expresidente para entregarse.
“El está aquí, en la sede del sindicato, que es un lugar público. Todo el mundo sabe dónde está y aquí permanecerá junto con la militancia”, agregó la presidenta del partido que Lula ayudó a fundar y por el que aspira a ser elegido nuevamente jefe de Estado de Brasil en las presidenciales de octubre próximo.
Hoffmann agregó que decidió darle esa aclaración a la prensa para hacer frente a las versiones según las cuales el exmandatario habría incumplido una orden judicial y sería declarado prófugo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: