Lesionan a policía, dañan patrullas y a casita

Comparte...
  • 32
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    32
    Shares

Fue suficiente el pago de 4 mil 450 pesos, del que bastó un anticipo de 2 mil 100, para que la juez de control, Blanca Beatriz Bonilla González, suspendiera por seis meses el proceso en contra de cuatro personas que golpearon y trataron de rematar a un policía estatal.
Fue el 16 de febrero pasado, cerca de las 06:30 de la tarde, cuando los hermanos Daniel Enrique y Jorge Andrés Tello Torres, junto con Geovany de Jesús Interián Cauich y el menor A.J.C.L., golpearon, patearon y trataron de meter a un predio a un elemento de la Secretaría de Seguridad Pública, en la colonia Azcorra.
La juez aceptó el pago e hizo que los tres mayores de edad hicieran el compromiso de habitar en sus domicilios, no salir del Estado, no acercarse a las víctimas, tener un empleo dentro de 30 días naturales, y someterse a vigilancia.
Lo que no contempló fue la reparación del daño por las lesiones que sufrió el policía, pues todavía no acredita el monto de los gastos que sufragó.
Se les dio fecha máxima el 7 de mayo para cubrir el total de los daños causados al uniforme del oficial, que fue destruido durante la golpiza y está valuado en mil 200 pesos, y las averías ocasionadas a una patrulla.
La juez los imputó por los delitos de lesiones calificadas y daño en propiedad ajena (2), todos cometidos contra servidores públicos, que denunció el agredido Luis Antonio Casanova Cimé y un comandante, por los daños en la unidad policiaca.
Hace menos de dos meses, afuera del predio número 200 de la calle 71-B entre 16 y 18 de la colonia Azcorra, los acusados golpearon sin piedad en el suelo al elemento Casanova Cimé.
Dicho agente resultó con lesiones que tardan en sanar más de 15 días.
Los sujetos trataron de rematarlo. Para ello lo jalaron de la ropa para meterlo a la casa, rompiendo su camiseta y pantalón.
Fue cuando llegaron más elementos de la SSP para rescatar a su compañero, por lo que lograron separarlo de sus agresores.
Envalentonados y sin miedo a la ley, tomaron piedras de una albarrada y las lanzaron a la unidad policial número 1986, causándole daños con costos de 3 mil 250 pesos.
Los tres adultos fueron detenidos y procesados, al igual que el menor de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: