Le cuesta el brazo a una mujer

Marcelina Acosta Canché, de 53 años de edad, y oriunda de Cancún, resultó con el brazo severamente lesionado tras sufrir un accidente en la población, derivado de un descuido.
El hecho se registró la mañana de ayer sobre la calle 31 entre 34 cuando la mujer y comerciante a bordo de una camioneta con matrícula número URY-869-E del Estado de Quintana Roo, recién llegaba para disponerse a vender en su puesto instalado en el centro de la comunidad.
De acuerdo a varios testigos, al momento de entrar a la población el vehículo de la mujer presentaba fallas mecánicas e incluso un neumático estaba severamente averiado.
Al llegar a la altura del predio de conocido llantero, la camioneta se detuvo y solicitó apoyo del hombre.
Sin embargo, Acosta no esperó y se dispuso por cuenta propia a revisar la batería del vehículo e inmediatamente por imprudencia indicó a una menor de edad que lo acompañaba, que arrancara el vehículo.
En el acto, la camioneta que se encontraba en una zona de desnivel, arrancó y comenzó a avanzar con el capirote abierto y la mujer adelante.
Con ello, la cubierta se cerró quedando atrapado el brazo derecho de la mujer quien fue arrastrada varios metros.
En medio de gritos de desesperación de la mujer, la camioneta detuvo su marcha tras impactarse contra un poste de CFE y la fémina quedó atrapada debajo del vehículo.
Tras ver lo ocurrido, los vecinos rápidamente acudieron al lugar para intentar rescatarla. La dama presentaba fuertes lesiones en el brazo que quedó parcialmente desprendido del cuerpo.
Al lugar arribó rápidamente la ambulancia Y-8 de la SSP para valorar a la lesionada y trasladarla a Mérida.
Asimismo, poniendo en manifiesto su vocación de servicio, en el sitio se contó también con la presencia del Dr. Luis Burgos Guzmán, responsable del Centro de Salud de la población y de la Dra. Elizabeth Sánchez Vargas, de la Unidad Móvil de Cholul, quien al ver lo ocurrido cuando pasaba por la zona, se bajó a ayudar.
Al momento del hecho acompañaban a la lesionada, la menor originaria de Tixméhuac y trabajadora de la afectada. Minutos después del accidente, decenas de curiosos llegaron al lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: