Ladrones de maletín con dinero recuperan la libertad

Hace apenas unos cuantos días se dio a conocer la noticia de que un grupo de fuereños, entre ellos dos damas, despojaron de un bulto con 183 mil pesos a Alejandro Sánchez Rodríguez, con el truco de la “llanta ponchada”, en la avenida Prolongación Paseo de Montejo, ahora todos ellos están libres, puesto que con los beneficios del moderno sistema de justicia penal repararon daños y se les concedió el perdón.
Con una disculpa pública por haberle robado el dinero a los denunciantes, así como la entrega de mil pesos a Alejandro Sánchez Rodríguez y de 84 mil pesos a Paulo Roel Tamayo Aguilar, además del compromiso de los imputados a no tomar represalia alguna en contra de los denunciantes, sus familiares o propiedades, se dio por concluido el asunto de robo calificado (2) cometidos en pandilla.
El caso se ventiló en el Juzgado Segundo de Control del Centro de Justicia Oral de Mérida, a cargo del Licenciado Luis Mugarte Guerrero, quien al vincular a proceso penal a los imputados Elizabeth Robles Arteaga, Alba Lidia Hernández Gómez, Luis Salvador Solano Delgado, Alfredo Alvarado Méndez y Antonio Escobar Cruz, como medida cautelar, los dejó presos en el penal de Mérida.
Ahora todos ellos abandonaron la reclusión al declararse el sobreseimiento de la causa, los hechos que se les imputó se registraron el pasado 7 de junio, o sea que no permanecieron ni 15 días detrás de las rejas, lo que indica que un ladrón con los recursos suficientes puede burlar la acción de la justicia, ya que paga y el delito cometido queda en segundo término.
En éste caso el pasado 7 de junio, alrededor de las 13:20 horas, Alejandro Sánchez transitaba a bordo de un vehículo tipo Mazda de color rojo, placas YWX-062-A, en el que llevaba un bulto con 183 mil 977 pesos, producto de 2 cheques que cambió en una institución bancaria y 100 pesos suyos.
Es el caso que al estar sobre la avenida Prolongación Paseo de Montejo con la calle 33, al efectuar su alto, Alba Lidia le indicó que una de las llantas de su coche estaba ponchada, por lo que detuvo su marcha a las puertas de un comercio y le ofreció Luis Salvador su ayuda, a lo que el agraviado señaló que iría a “Autozone” a comprar un parche y fue cuando Alfredo Alvarado abrió la puerta y se apoderó del bulto con el dinero.
Después todos ellos se dieron a la fuga a bordo de un vehículo tipo Passat, gris, matrícula ZAP-830-A, y que eran custodiados por otro vehículo tipo Jetta, blanco, placas A-598-TMS, con los otros implicados.
Luego de ser atrapados, al ser puestos a disposición del Juez de Control como medida cautelar les impuso la prisión preventiva, pero ahora con una disculpa y el pago de 85 mil pesos, todos ellos ya están de vuelta en las calles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: