Gasolinera amenaza al ecosistema en Cancún; su dueño obtuvo beneficios del exgobernador Borge

Desde 2015, la gasolinera Isla Isabel de Pemex, instalada a un costado de la Laguna Bojórquez en la zona hotelera de Cancún, opera de manera ilegal, pues viola las normas ambientales.

Su operación representa un peligro de contaminación del Sistema Arrecifal Mesoamericano, advierten vecinos, y aunque instancias federales han reconocido que debe ser sancionada, no se ponen de acuerdo para hacerlo.

La gasolinera es propiedad de Ricardo Antonio Vega Serrador, uno de los beneficiarios del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, en la adquisición de predios por debajo de su valor.

Las violaciones a leyes ambientales

La Asociación Amigos Pok Ta Pok denunció que el derrame de combustible de los tanques hacia el Sistema Arrecifal Mesoamericano, el más largo del Océano Atlántico Occidental, podría ocurrir en cualquier momento.

Además de la amenaza para el ecosistema, la operación de la gasolinera Isla Isabel pone en peligro a los vecinos del fraccionamiento Pok Ta Pok, a los empleados y huéspedes del Hotel Presidente Intercontinental y a los empleados y visitantes de una plaza comercial, pues se encuentra a 1, 10 y 100 metros respectivamente.

De acuerdo con información de vecinos, incluidas desde el 02 de marzo de 2015 en denuncias ante autoridades locales y federales, la gasolinera ubicada en el kilómetro 8 del Bulevar Kukulcán, la principal avenida de la zona hotelera de Cancún, viola desde esa fecha la NOM-022- SEMARNAT-2003, que prohíbe erigir infraestructura urbana a menos de 100 metros de humedales costeros, así como las Especificaciones Técnicas para la Instalación de Tanques en Estaciones de Servicio de Pemex Refinación, que obligan a instalar los depósitos de almacenamiento de hidrocarburos en fosas de concreto.

El 14 de abril de 2015, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) notificó que la gasolinera viola la distancia mínima de construcción respecto al humedal en el expediente PFPA/29.7/2C.28.2/0054-15.

“Derivado de las acciones de investigación realizadas por personal adscrito a esta Delegación (de Quintana Roo) se desprendió que dicho lote, colinda al Este a 25 metros de vegetación de humedal costero con vegetación de manglar, existente al borde del área lagunar”.

La Procuraduría se declaró incompetente para aplicar la ley al argumentar que “la Asea es la autoridad encargada de expedir o negar autorizaciones en materia de impacto ambiental de obras y actividades en humedales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: