En mi época los papás les decían a los maestros: «¡péguele más duro!».

Comparte...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿De dónde proviene el ahora llamado problema del bullying? De la putería de la correción política y de la putería sin más de los papás.

Antes, cuando uno iba a la primaria y en el grupo había 50 mocosos podía haber desorden si el maestro salía, pero en cuanto entraba no volaba ni una mosca y si agarraba a uno de los chamacos «fuera de base», le ponía una chinga … ¿Y saben qué? Todo funcionaba de maravilla. Ni un cabrón se atrevía a hacer ninguna pendejada mientras el maestro estaba ahí. Ya sabía que le iba tocar una madriza. El bullying se producía en la calle, jamás en la escuela.

Ahora por los putos de los papás y de los derechos humanos de las bestias, los pinches escuincles son un desmadre y los maestros ni los controlan, por eso los chamacos se zurran en lo que sea y se atreven a quemar en leña verde a otro: saben que los maestros son ahora puros putos y sus papás son putos entre los putos, que los van a defender así sean asesinos en serie, son papás de la época post 68 y maricones de los derechos humanos.

En mi época los papás les decían a los maestros: «¡péguele más duro!».

Que tiempos aquellos, en que los papás y los maestros tenían huevos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: