Detenido un exjefe policial de Veracruz acusado de desapariciones forzadas

Roberto González Meza, quien fue director de la Fuerza Civil de Veracruz durante el Gobierno de Javier Duarte (2010-2016), fue detenido por el delito de desaparición forzada. El exmando policial está acusado de haber ordenado la desaparición de al menos 10 personas. La Fiscalía de Quintana Roo informó de que González Meza fue detenido en Playa del Carmen, en el Caribe mexicano, el martes por la tarde. El exfuncionario fue sometido a una revisión médica y posteriormente entregado a un grupo de policías ministeriales de Veracruz quienes lo trasladaron a ese Estado.

La Fuerza Civil de Veracruz, que pertenecía a la Secretaría de Seguridad Pública estatal, era una corporación de elite que operó con 2.000 agentes durante el gobierno del exmandatario Duarte, actualmente preso por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero. González Meza era uno de los hombres de confianza de Arturo Bermúdez Zurita, quien fue director de la Secretaría de Seguridad Pública y actualmente preso tras ser acusado de desvíos de recursos y abuso de autoridad. Gonzalez y Bermúdez, según han documentado medios locales, han sido acusado de haber ordenado la detención de diversas personas que eran capturadas sin orden de aprehensión para luego ser torturadas sin que se volviera a saber de su paradero.

En octubre pasado, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) de Veracruz emitió una recomendación a diversas autoridades tras documentar la desaparición de 81 personas ocurridas en la entidad, entre febrero de 2011 y octubre de 2016. En 22 casos se presumía desaparición forzada, según el organismo. Es decir, hubo participación material o intelectual de servidores públicos. La CEDH denunció la simulación por parte de la Fiscalía estatal en las investigaciones de los casos, lo que abona a la impunidad para las familias que buscan a sus desaparecidos.

Roberto González, quien ya fue ingresado a un penal en Veracruz, tiene formación militar. Fue parte de diversos batallones de fuerzas especiales del Ejército y estuvo comisonado en varias regiones militares del país, como en Guerrero y Sinaloa. Su cargo como director de la Fuerza civil consistía en reclutar y organizar a los miembros de este cuerpo policial de élite que tenía como funciones combatir a los grupos de la delincuencia organizada, así como apoyar en la contención y disminución de los delitos del fuero común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: