De vuelta a la cima

Santos Laguna volvió a sentarse en la cima del fútbol mexicano al ganar el título del Clausura 2018, sexto en su historia.
Sin excusas, los laguneros fueron los mejores del fútbol nacional. Con el técnico revelación de la Liga, Robert Dante Siboldi, que comenzó desde abajo, en fuerzas básicas y división de ascenso, para por fin, aprovechar la oportunidad que encontró en Santos.
Santos fue de los mejores conjuntos en el torneo regular, tuvo un arranque tremendo, y aunque al final se cayó, le alcanzó para entrar a la Liguilla y echar a dos favoritos como lo eran Tigres y América.
Santos es el mejor, porque Toluca, el líder general del torneo, nunca recuperó el nivel con las que se exhibió en las 17 jornadas. Ganó con apuros a Morelia y Tijuana.
El gol tempranero de Julio Furch condicionó el juego. Siboldi se lo cerró a Cristante, quien no pudo romper la valla y mucho menos a Jonathan Orozco, la figura del juego. Al final, el tanto de Gabriel Hauche le puso más dramatismo, pero… El bien venció al mal, por esta ocasión, el Diablo fue exorcizado… Santos está en el cielo.
El mundo al revés. No pasaron los 15 minutos de rigor, en los que el local debía arrollar al visitante, cuando el mundo se le volteó al Toluca.
Entre contenciones y centrales hay mucho espacio, suficiente para que ahí se posicione Julio Furch, quien recibe solo la pelota, y con todo el tiempo del mundo se da la media vuelta y dispara, el balón va débil, lento, pero se comienza a abrir, el pasto mojado no le permite apoyarse a Alfredo Talavera, quien ve con dramatismo, como el esférico besa las redes.
El Nemesio Díez se calla. El gol les corta la lengua.
Sin Barrientos no hay enlace; con Pedro Canelo hay más presencia de área, pero no hay quien le haga llegar balones. Otra vez, la responsabilidad cae en Sambueza, quien no encuentra las formas.
En los últimos 15 minutos, Santos ya juega a la defensa heroica, Furch y Tavares están sólo como espectadores, la pelota ya no rueda con sus pies.
Gabriel Hauche al fin aparece, salta de la banca, pero no se encuentra en el campo. Parece que Toluca juega con diez hasta que Sambueza, otra vez, toma la pelota, manda centro a segundo poste donde Hauche anota. Quedan nueve minutos para lograr la hazaña de ambos lados.
El campo es un infierno. Todos se caen en el área, todos piden penaltis. Se cumplen los cinco minutos y César Ramos pita. Santos en el cielo… Santos campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: