Concurso de chismes y problemas

Comparte...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

OXKUTZCAB.- Me han preguntado mi pronóstico sobre la elección de la Reina de la Feria de la Naranja. Con toda sinceridad pienso que no hay por donde que no sea Lugemi Solís Argaez. Las demás participantes, con todo respeto, no lucen como para ser las soberanas de la festividad. Sin embargo, fuera de pronóstico, es probable que cualquiera de ellas sea coronada Reina. El ambiente que rodea el concurso, el interno y el externo, se respira muy mal. Chismes, dimes y diretes rodean a las concursantes y eso no es saludable. De igual manera poco abona al certamen el que no sea estrictamente un evento donde el talento sea parte de. Por ejemplo, sobre las preguntas, ya cada participante sabe que se va a preguntar, por lo que el elemento sorpresa se pierde. El argumento al respecto es que ninguna de las participantes tenga desventaja en la fase final del evento. Tal situación me recuerda los antiguos eventos de Señorita Secundaria en una comunidad que no es Oxkutzcab, donde a todas las participantes se les daban las preguntas para que supieran que responder la noche del concurso. Algo huele mal en el certamen de belleza para la Feria de este año. Lo sui generis es que la decisión final queda en manos de un jurado integrado por ejidatarios, muchos de los cuales no tienen idea de lo que es un concurso de esta naturaleza. Lo más triste de todo es que la Feria de la Naranja, pese a sus altibajos, es una festividad conocida y esperada en el sur del estado y poco hará a su causa este tipo de polémica. En pocas palabras ya es hora de asumir esa parte del festejo anual con más seriedad y que la Reina de la Feria, lejos de cumplir con el que parece ser el requisito principal, ser hija de un ejidatario, sea también una joven que represente a la mujer de hoy: activa, dinámica, con talento y preparación. De otra forma, para mí, el concurso solo será un penoso evento que lejos de dar realce a Oxkutzcab, será motivo de risa y críticas. Ya saben es mi soberbia opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *