Cae homicida del taxista de InDriver

Comparte...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Fiscalía General del Estado prácticamente esclareció el crimen del joven taxista Edgar Armando González Meneses, al ejecutar elementos de la Policía Estatal de Investigación la orden de aprehensión dictada en contra de un individuo, entregada por la Juez Primero de Control del Centro de Justicia del Segundo Distrito con sede en Kanasín, Licenciada Mariza Virginia Polanco Sabido.
Según trascendió, en el transcurso de la madrugada se ejecutó la orden de aprehensión solicitada por la Fiscalía adscrita al Juzgado de Control, luego de integrarse debidamente la carpeta de investigación que dio inicio con el reporte de la desaparición del taxista, cuyo cadáver fue encontrado días después con un balazo en la cabeza, es decir, fue ejecutado con el “tiro de gracia”.
La labor de investigación de las autoridades de seguridad del Estado dieron positivos resultados, ya que se pudo esclarecer prácticamente los hechos y la probable responsabilidad de un individuo que en el transcurso de hoy será puesto a disposición de la Juez de Control, para llevarse al cabo la audiencia de formulación de imputación por los delitos de homicidio calificado y robo calificado cometido con violencia.
El móvil del asesinato fue el robo, se dice que para despojarlo de dinero, un celular y de la unidad que manejaba para la plataforma InDriver y DiDi.
Según se pudo averiguar, las autoridades judiciales, en base a la investigación realizada, se pudo esclarecer los hechos que derivaron en el sonado crimen y ya se logró la captura del presunto responsable, quien hoy sería puesto a disposición del Juzgado, para la audiencia de formulación de cargos y la imposición de la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.
Se indicó que es una persona la detenida, quien será procesado por los graves delitos de homicidio calificado y robo calificado cometido con violencia, el joven taxista tenía su domicilio en la colonia San José Vergel y su cuerpo con el “tiro de gracia” fue encontrado en un camino solitario en la carretera Mérida-Tixkokob, a la altura de la comisaría de Euán.
El detenido enfrentará una sanción penal de 20 a 40 años de sanción privativa de libertad.
La labor de investigación fue efectiva para el esclarecimiento del crimen, que se registró el pasado 3 de mayo, en la carpeta se tienen entrevistas, periciales y otras evidencias que dieron lugar a demandar la respectiva orden en contra del presunto homicida.

El asesinato

Como se recordará, de acuerdo con las investigaciones, el móvil del sonado asesinato fue un asalto, pero el delincuente sólo pudo obtener 200 pesos que tenía Edgar Armando en esos momentos, pues apenas comenzaba su jornada como taxista, a lo cual se dedicaba por las tardes y noches.
El arma que se utilizó fue una pistola de diábolos tipo “hechiza”, calibre .22, que ya está en poder de las autoridades.
El pasado 3 de mayo, Edgar Armando inició su viaja en Mérida y posteriormente brindaría un servicio a Tixkokob, pero al llegar a la comisaría de Euán fue amagado con un arma de fuego y obligado a conducir hacia Ekmul, por un tramo solitario de unos 3 kilómetros, que casi es usado exclusivamente por los habitantes de las citadas comisarías.
Ahí, en un camino solitario y lúgubre, Edgar Armando González Meneses fue asaltado, amagado con un arma de fuego tipo “hechiza”, para robarle la ridícula cantidad de 200 pesos.
Sin embargo, el joven taxista presentó resistencia al asalto, por lo que sin el más mínimo remordimiento, con alevosía, ventaja y predominación, luego de robarle el dinero fue ejecutado de un disparo en la cabeza, es decir, con el “tiro de gracia”.
El atroz crimen ha cimbrado a los vecinos de San José Vergel, donde tenía su domicilio el joven taxista, a sus familiares y amigos, así como a los pobladores de Tixkokob, donde fue encontrado el cuerpo, y habitantes de Cacalchén, donde fue abandonado el coche, y ha causado una indignación generalizada en la sociedad yucateca.
Tras cometer su atroz crimen, el asesino trató de guardar el cuerpo entre la maleza, monte adentro, y luego se llevó el vehículo del taxista, junto con sus pertenencias, para regresar a la ciudad de Mérida.
Al vehículo le quitó las placas para no ser detectado con facilidad y posteriormente trató de venderlo sin éxito, por lo que lo dejaron abandonado en un terreno baldío de Cacalchén.
El celular y otras pertenencias de Edgar Armando fueron vendidas en una casa de empeños ubicada frente a Plaza Oriente, donde días después se implementó un operativo policíaco en conjunto con autoridades de la PROFECO.
El vehículo no era propiedad de González Meneses, sino que pagaba una renta para trabajar como chofer de las mencionadas aplicaciones.
El joven de 27 años era empleado también de la Secretaría de Educación del Gobierno de Yucatán (Segey).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: